miércoles, 26 de marzo de 2014

Fuentes y Ciencias colaboradoras de la Historia.


 Fuentes de la Historia.
Veamos ahora cómo hacen los historiadores para estudiar el pasado histórico, reconstruirlo y armar el relato. Nosotros, en este curso, haremos muchas veces de "historiadores", es decir, que, de alguna manera, daremos sus mismos pasos.
Para poder "reconstruir" el pasado histórico, ya sea el pasado reciente (por ejemplo tu infancia) o el pasado más remoto (por ejemplo el de los primeros humanos que habitaron nuestro planeta) los historiadores siempre deben basarse en huellas, en pruebas.
Esas pruebas o huellas que el pasado ha dejado entre nosotros y nos permiten descubrirlo, reconstruirlo, aprehenderlo y conocerlo mejor, pueden clasificarse en cuatro grandes grupos:
Documentos escritos.
Relatos orales.
Restos materiales.
Documentos audio-visuales.
Los historiadores cuentan con gran cantidad de documentos escritos en épocas pasadas. Así se conservan, por ejemplo, cartas escritas por Artigas, declaraciones de guerra de Napoleón Bonaparte, leyes dictadas en la época de los griegos, papiros egipcios que relatan el juicio de los muertos, tablillas de arcilla contando ovejas en la antigua Mesopotamia. Son todos documentos escritos, algunos más fáciles de leer que otros, más o menos difíciles de entender, muchos incompletos. Como ves, los documentos escritos han servido de fuente importantísima para el estudio de la Historia.
Los documentos que fueron escritos en la misma época en que se produjeron los acontecimientos que se relatan son documentos históricos. Aquellos que tienen una elaboración posterior, por parte de un historiador, son documentos historiográficos, por ejemplo, los producidos por historiadores que ya han estudiado las cartas de Artigas, o las leyes griegas o los papiros egipcios. ¡Por suerte!... porque de otra manera, todo lo tendríamos que hacer nosotros, ¿no te parece?Los documentos escritos son muy valiosos, pero, de cualquier manera, deben ser estudiados con mucho cuidado. De un mismo hecho o de un mismo personaje, podremos tener diferentes versiones, incluso contradictorias. Eso hace a la Historia más interesante.
Uno de los problemas que debemos afrontar en Historia es que no tenemos documentos escritos sobre todos los hechos que vamos a estudiar. Si pensamos en la Historia de la Humanidad, hace sólo 6000 años que se inventó la escritura. Muchos pueblos anteriores o posteriores a ese hecho no la conocieron. Pero... ¿nos podemos perder su Historia? Por suerte, tenemos otras fuentes o huellas que han dejado para nosotros.
Los relatos orales son aquellos trasmitidos de padres a hijos, de generación en generación. Suelen ser tradiciones, explicaciones del mundo, cuentos y poesías muy bonitas. ¿De qué nos sirven? Piensa en los relatos de tus abuelos sobre su infancia. No están en ningún libro, pero, ¡qué interesantes resultan!Estos relatos orales también tienen sus desventajas. Es muy difícil conservarlos durante muchísimo tiempo, aunque muchos pueblos actuales los siguen recordando.
Los restos materiales también nos ayudan a reconstruir el pasado histórico. Para conocer nuestra infancia nos puede servir un juguete; la juventud de nuestros abuelos, un vestido de novia; la época de Artigas, una lanza, restos de seres vivos y los fósiles... Los restos materiales son muy valiosos cuando se trata de estudiar pueblos que no conocieron la escritura y de los que tampoco conservamos relatos orales.
Este año empezaremos estudiando la Prehistoria. Para hacerlo, nos basaremos en restos materiales: armas, utensilios, dibujos, restos de comida, de viviendas, de juguetes, de collares, huesos, etc.
De los tiempos recientes, quizás de los últimos 150años, tenemos otros documentos muy valiosos. Son los llamados documentos audio-visuales como las fotografías, las grabaciones en audio y las películas. Podemos así reconstruir con mayor fidelidad las facciones, las voces y los gestos de los personajes que estudiamos.
Extraído de: Berais, Ana; et al; Pensar la Historia 1er Año. Editorial Contexto.
Extraído de: Abadie, S;...;Prehistoria, Antigüedad, Edad Media. Ed Monteverde.
ACTIVIDAD:
1) Define y nombra Fuentes de la Historia.
2) Define Ciencias colaboradoras de la Historia y explica lo que estudian algunas de ellas.
3) Menciona las Fuentes y Ciencias colaboradoras de la Historia que utilizarías y la información que darían para reconstruir la historia de tú familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario