martes, 6 de mayo de 2014

NEOLÍTICO.

Período de la Prehistoria que se inició con la aparición de la agricultura hace 10.000 años y termina con la aparición de la escritura hacia el 4.000 A.C.
Se caracterizó por la transformación económica, que implicó que los hombres cazadores, recolectores y pescadores complementaran estas actividades con la agricultura y la ganadería, produciendo así sus alimentos (economía productiva).
El cambio fue muy significativo, transformó su forma de vida, permitió el surgimiento de las aldeas donde el hombre cultivó la tierra y domesticó sus animales (cabras, vacas, ovejas, cerdos, aves de corral o el perro). Este proceso fue muy lento, estamos hablando de que pasaron miles de años para que se concretara esta producción de alimentos.
El historiador Gordon Childe incluso aplica para este proceso el término revolución entendiendo que los cambios fueron muy profundos: modo de obtención de alimentos, útiles de trabajo, creencias, vestimenta, etc.
Desde el punto de vista geológico este período histórico coincide con el retiro de los hielos –glaciales- hacia los polos y la aparición de los bosques junto a un clima más benigno para el hombre. Para la megafauna (mamuts, rinocerontes lanudos, tigres diente de sable) fue el tiempo de la emigración hacia el norte que terminaría más tarde con su extinción. Los bosques se poblaron entonces de animales más pequeños y veloces que constituyeron presas de caza para el hombre.
¿Cómo se llegó a la práctica de la agricultura? Es probable que la región del Cercano Oriente creciera el trigo en forma silvestre, y que el hombre por medio de la observación se diera cuenta que de las semillas caídas de la planta nacía el trigo. Probaron entonces arrojar estas semillas en un terreno, y al crecer recogieron su cosecha.
Los historiadores creen que la agricultura fue un descubrimiento femenino, ya que eran las mujeres quienes tenían como tarea la recolección de frutos y pudieron allí observar el proceso antes descripto.
Probablemente en los inicios de esta práctica la agricultura fuera de carácter itinerante, ello significa que se escarbaba el suelo y luego se plantaba sin abono ni riego, obteniendo así una baja productividad. Ello obligó a los hombres a desplazarse a ser itinerantes.
La incorporación del arado, de los fertilizantes, la mejora en las técnicas de cultivo con el pasaje del tiempo, generará la posibilidad de que el hombre permanezca sedentario en la aldea.
Como consecuencia de la práctica de la agricultura y la domesticación de animales, la producción de alimentos aumentó y con ello el número de habitantes de las primeras aldeas sedentarias  y autosuficientes (tratan de producir todo lo que necesitan).
Aparecen herramientas nuevas como el arado, la hoz, la azada o el mortero de piedra.
Las técnicas del período eran: pulido, cestería, hilado, tejido y cerámica.
En estos espacios poblados, se levantaron viviendas en las que habitaban grupos con lazos familiares. Los historiadores mencionan en esta época la aparición del matriarcado, es decir de familias que estaban a cargo de las mujeres que realizaban tareas muy importantes tales como la cerámica, el tejido o el trabajo de la tierra. Como los hombres se ocupaban de la caza y la ganadería podemos decir que había una división de actividades por sexo. Los niños no están al margen del trabajo, ellos tiene tareas tales como: el pastoreo y la ayuda en la agricultura.
Como vemos, la vida del hombre se ha vuelto más compleja que en el Paleolítico, ello exigió la aparición de una autoridad que disciplinara las relaciones entre los miembros de la aldea. Las investigaciones dicen que es probable que existiera un “Consejo de ancianos” integrado por aquellos individuos que como fruto de su edad conocían las costumbres de la comunidad, tenían experiencia y podían trasmitirla.
Desde el punto de vista de las creencias, la preocupación por la muerte continuó siendo un tema central; por ello se mantuvieron los enterramientos con la esperanza de la vida de ultratumba. En este período los enterramientos presentan la novedad de ser realizados bajo unas enormes estructuras de piedra conocidas con el nombre de dólmenes. Se conformaban con piedras horizontales y verticales (menhires) que llegaban a medir 10 a 20 metros de altura. Transformaron en dioses a las fuerzas de la naturaleza como el sol, el rayo, la lluvia o la tierra.  Los historiadores han denominado a estas construcciones de piedra monumentos megalíticos, siendo el cromlechs (menhires dispuestos en círculo) de Stonehenge en Inglaterra, el ejemplo más difundido.
En el arte se destacaron en las construcciones con piedras de gran tamaño como los menhires, dólmenes o cromlechs.
Perfeccionaron el arte mobiliar y el rupestre.



 
 HERRAMIENTAS.
ZONAS CON PRINCIPALES CULTIVOS Y ANIMALES DOMESTICADOS. 


                                                                           
DÓLMEN.
CROMLECHS
MENHIR.    

Bibliografía consultada: 
  • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Editorial Santillana.
  • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.
  • Imágenes sacadas de Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario