viernes, 25 de abril de 2014

PALEOLÍTICO.


Este período de la Prehistoria abarca desde el origen del hombre hace aproximadamente cuatro millones de años, hasta la aparición de la agricultura hace diez mil años. En este período, el norte de Europa, Asia y Canadá estaba cubierto de glaciares. Sólo la zona de los Trópicos se mantuvo verde y fértil.

¿Cómo vivían los hombres del Paleolítico?

·Caza, pesca, recolección. Los hombres del Paleolítico vivían fundamentalmente de la caza. Esto dio origen a una evolución de los útiles y de las armas, primeramente trabajaron guijarros, luego hachas de mano, propulsores y finalmente el arco y la flecha que le  permitieron cazar a distancia. El hacha de mano podía cortar, traspasar, aturdir o ser un proyectil. Con el hueso y las astas de los animales se hacían puntas de lanza, arpones, anzuelos y agujas para coser. El desplazamiento de las manadas de animales salvajes como bisontes, mamuts, renos, toros y vacas, los obligó a marcharse tras de ellas, esto es vida nómade. También recolectaban, tallos, raíces, frutas, moluscos e insectos y algunos pescaban, con trampas, redes, arpones y anzuelos para completar la dieta. Es una economía no productiva, porque el hombre toma de la naturaleza y no repone.
           
·Forma de vida. Utilizaban como viviendas, refugios naturales o los construían utilizando materiales del lugar, como hojas, ramas, pieles, huesos de ballena y mamut.   
El uso del fuego les permitió: cocinar alimentos, protegerse del frío, ahuyentar a las fieras salvajes, e iluminarse, con lámparas hechas en piedra, utilizando como combustible la grasa de los animales que cazaba.
Las dificultades para sobrevivir hacía que los grupos humanos fueran relativamente pequeños (10 a 25 integrantes). Para algunos historiadores hubo división de tareas por sexo: mientras las mujeres se dedicaban a la recolección de plantas y frutas, a cocinar y a preparar los cueros y pieles para el vestido, los hombres se dedicaban a la caza y trabajo de la piedra. Para otros sin embargo no hubo tal división de tareas, es probable que la mujer cazara junto al hombre pues era una tarea peligrosa y morían muchos en ella. Se organizaban en bandas de cazadores, llamadas hordas. No se sabe con exactitud si existían grupos familiares. Posiblemente sí los hubiera, porque se han encontrado enterramientos colectivos con parejas y niños pertenecientes al hombre de Neanderthal y Cro Magnon. El promedio de vida era de 25 a 28 años.

·Autoridad. Tampoco se sabe con certeza si reconocían a una autoridad en el grupo  de cazadores.Es posible que en los momentos de caza mayor, desplazamiento o defensa de su hábitat se nombrara un guía. Los arqueólogos han encontrado los llamados “bastones de mando”, objetos que no tienen una utilidad conocida y a los cuales se les considera símbolos de autoridad.

·Qué pensaban, en qué creían, cómo se expresaban estos hombres. Suponemos que el hombre del Paleolítico sintió temor ante los fenómenos de la naturaleza que no comprendía, como el rayo, las tormentas, etc. Esto lo llevó a utilizar amuletos u otra clase de objetos en los cuales residían espíritus que los protegerían de ese mundo hostil. También el misterio de la vida y la muerte fue un problema para estos hombres. El cuidado con que enterraban a sus muertos, en posición de sueño, ofrendas, flores, alimentos y el coloreado con polvo rojizo, indicaría la existencia de creencias en la vida de ultratumba (vida después de la muerte).
El hombre del Paleolítico, fundamentalmente, el de Cro Magnon, tuvo una gran capacidad creativa y reflejó su forma de pensar, su vida cotidiana, a través de las pinturas, las esculturas y decoraciones de sus instrumentos y armas.

Se llama arte mobiliar al que se puede trasladar como las armas decoradas, esculturas e instrumentos decorados como los bastones de mando. Dentro de las esculturas destacaremos las Venus; así se denominan a unas estatuillas femeninas que miden entre 2 y 25 cm de altura y que presentan características tales como las grandes mamas, las extremidades pequeñas, el vientre prominente junto a la caderas, es decir destaca el artista en el cuerpo femenino aquellos elementos que se vinculan con el embarazo de la mujer. Para algunos historiadores estas estatuillas conforman el ideal femenino de la época; de allí que se denominen Venus que significa diosa de la belleza. Para otros serían símbolos de la fertilidad y por ello tendrían destacados los caracteres asociados a la reproducción.

Se llama arte rupestre a las pinturas en las rocas y las cavernas. Representaban animales como caballos, ciervos, bisontes, mamuts, toros, vacas salvajes y renos, que fueron encontradas en el interior de las cavernas, grabadas en las paredes de las mismas. Las representaciones humanas son escasas. Los colores utilizados fueron los rojos, naranjas, amarillos u ocres que obtenían del óxido de hierro. El castaño y el azul oscuro  lo obtenían de óxido de manganeso. Recurrían a huesos quemados o el hollín para los negros. Los polvos de colores los guardaban en huesos huecos, conchas y hasta en cráneos humanos. Para pintar los mezclaban con agua o grasa. La pintura la aplicaban con las yemas de los dedos de la mano o con pinceles fabricados con plantas fibrosas. Los principales centros de estas manifestaciones culturales son el NE de España, SO de Francia, Italia y algunas regiones africanas.

¿Cómo interpretaron los historiadores estas representaciones del Paleolítico?

Para algunos la finalidad fue estética, para otros existió una finalidad mágica, según la cual pintaban los animales atravesados por flechas o lanzas que hacían pensar que se obtendría una caza exitosa. Finalmente una tercera interpretación menciona que quizás se trate de una complementariedad u oposición de los sexos siendo algunos animales representantes del principio masculino (caballos, ciervos y cabras) y otros del principio femenino (bisontes y mamuts). Las cavernas de Altamira en España y Lascaux en Francia contienen una muestra muy representativa de ello.


Extraído de: Abadie, Sara;...;Prehistoria, Antigüedad, Edad Media. Editorial Monteverde.




No hay comentarios:

Publicar un comentario