jueves, 14 de agosto de 2014

Esparta: una oligarquía militarizada.


Los acostumbraban a no ser delicados con los alimentos,
a no asustarse ni de la oscuridad ni de la soledad,
a no gritar, llorar, signos de cobardía.”

Plutarco. Vidas Paralelas.
Conservadora, aristocrática y guerrera, Esparta ocupa un lugar de privilegio en la historia de la cultura helénica.
Esparta era una polis estrictamente militar. Esta ciudad fue fundada por los Dorios aproximadamente en el siglo X a. C. en la península del Peloponeso a orillas del río Eurotas. Cuando los dorios llegaron a la península conquistaron a los aqueos a los que sometieron sin mezclarse nunca con ellos. Por eso los espartanos siempre fueron un ejército de ocupación, conformaban un grupo social cerrado de guerreros (los espartiatas o espartanos conformado por 9000 hombres ) en permanente estado de movilización, ante la posibilidad de sublevaciones o rebeliones internas (rebeliones de los dominados, sus esclavos – ilotas) o externas (ataques de otras polis). Los espartiatas eran el sector social privilegiado, los únicos que podían integrar el gobierno y por lo tanto hacer uso de sus derechos políticos tales como votar.
A los 30 años se convertían en ciudadanos, tras una rigurosa educación, recibiendo del Estado un lote de tierra fértil, llamada “tierra cívica”; a ella se agregaban los esclavos ilotas que la trabajarían para obtener la producción que el espartiata debía aportar obligatoriamente a las comidas comunitarias.
En Esparta había también hombres libres denominados periecos que carecían de derechos políticos y debían pagar impuestos. Su tierra, la perioikis era menos fértil que la de los espartanos.
Según cuentan los historiadores fue Licurgo quien hacia el año 700 a .C. formuló las leyes espartanas, base del ordenamiento legal de gobierno. Para gobernarse los espartanos tenían un sistema político estructurado en base a 4 instituciones en las que solo podían participar la minoría de espartanos, por ello decimos que conformaban una oligarquía. El siguiente cuadro. Describe el carácter y funciones de dichas instituciones.
Los historiadores afirman que Esparta era ante todo un gran cuartel, y los espartanos soldados educados para la guerra, lo que convirtió a esta polis en la primera potencia militar terrestre de Grecia. En ello jugó un papel fundamental la educación (la agogé) que presentó un objetivo claramente definido: el entrenamiento del “hoplita” (el soldado). La educación está en manos del estado, el niño apenas nacido debe ser presentado ante una comisión de ancianos, el futuro ciudadano solo queda aceptado si es bien conformado y robusto; a los enfermizos se los condena a ser arrojados a los depósitos de residuos.
El estado dejaba en la familia al niño hasta que éste cumplía 7 años. Pasado este período el joven pasaba directamente a sus manos, donde recibía la educación propiamente dicha entre los 7 y los 20 años, el estudiante es confiado a la autoridad directa de un magistrado especial llamado Paidónomos.
A los doce años el joven es sometido a una disciplina severa que incluye el abandono de la casa paterna e ingresar en el internado que más se parece a un cuartel; de allí no saldrá hasta los 30 años de edad.
El aspecto intelectual de la educación espartana estaba reducido a un mínimo. Aprendían lo necesario en materia de lectura y escritura. La educación física ocupaba el primer puesto: deportes, caza, manejo de las armas, esgrima, y lanzamiento de jabalina.
El educador espartano desarrollaba en el joven la resistencia al sufrimiento; mal vestido, rapada y descubierta la cabeza, desnudos los pies, así el chico espartano dormía sobre una litera de cañas durante su entrenamiento.

En cuanto a la mujer, ésta tenía ante todo la obligación de ser madre de hijos fuertes, y por ello se procuraba despojarla de toda delicadeza y ternura femenina. Se casaban muy jóvenes, a los 13 ó 14 años con un marido mayor que ellas elegido por sus padres. Su vida era de reclusión en el hogar, dedicándose a criar a sus hijos, a las tareas domésticas y a supervisar a los esclavos, ejercían autoridad en la familia, administraban los bienes y se ocupaban de los negocios ya que sus maridos generalmente estaban ausentes por partir hacia la guerra.
( Material extraído de CD “Colección Historia Digital. La Historia, saber en construcción, 1er año.”
                y Abadie, S,…,Prehistoria. Antigüedad. Edad Media. Editorial Monteverde.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario